Tlacoyos con maseca azul rellenos de frijol negro

Quien diría que nos tocaría vivir un momento así, en donde estamos confinados en nuestras casas el mayor tiempo que nos es posible. Parece como de película!

Pero esta temporada me ha dado tambié la oportunidad de detenerme un poco, y cocinar para mi familia. De innovar e intentar cosas nuevas e incluso aquellas que solía encontrar en algun viaje o algún restaurante.

Por ejemplo los tlacoyos! las pocas veces que he visitado la ciudad de México, siempre ando buscando estos hermosos pedacitos de amor y maiz para degustar, o si alguna amistad visita la ciudad suelo encargarle un paquetito de talcoyos, pero debido a que no hay más viajes! hubo que intentar algo que quizás no es la masa mas deliciosa del mundo, pero si una buena opción para los antojos.

Espero que también puedas disfrutarla y nos cuentes como te ha ido!

Antes que nada, cuando estes preparando los frijoles negros, asegurate que al molerlos no se utilice mucho de su caldo, si no es que nada. Queremos una pasta en lugar de frijoles con consitencia muy líquida.

Ingredientes

  • 2 tazas de Maseca azul (o la masa que tengas disponible)
  • 2 tazas de Agua tibia
  • 2 tazas de Frijol negro (o el de tu elección) cocido y molido (no muy líquido)
  • 1 cucharadita de Sal

Antes de continuar, no, no tengo ningún convenio con Maseca pero esta fue mi alternativa durante el confinamiento.

Preparación

  1. En un bolw coloca el harina y la sal
  2. Mezcla los dos ingredientes secos
  3. Agrega 1 taza y media de agua
  4. Revuelve con una espátula asegurando que se mezclen bien
  5. Dependiendo de que tan manejable es la masa, agrega o no más líquido
  6. Termina de incorporar con las manos
  7. Separa la masa en varias porciones y forma bolitas
  8. Con ayuda de un plástico (o una bolsa de plástico) y de algun material sólido (yo usé una tapadera de un recipiente) o si tienes una tortillera ese puede funcionar. Forma un círculo
  9. Rellénalo con una cucharadita de frijol
  10. Envuelve el frijol con la masa
  11. Y ya sea con las manos de forma cuidadosa o nuevamente con la tortillera darle la forma deseada (en mi caso, no pude hacerle la forma ovalada, así que la tapadera del recipiente fue perfecta)
  12. En un comal bien caliente, coloca el tlacoyo con cuidado mientras preparas los demás
  13. Después de unos minutos de cocinar por un lado voltealo

Uno de mis secretos peculiares del confinamiento fue, hacer muchos tlacoyos de estos y congelarlos de manera individual. Así que en alguna emergencia o antojo podía bajar del congelador los tlacoyos necesarios y calentarlos. 

Como este desayuno que me hice un día 🙂 !

 

Déjenos sus Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
 
 
 
Ir a la barra de herramientas